Ruta CHAÑARAL, Región de Atacama

Valor Ambiental

Flora

Fauna

Relieve

Agua


Valor Escénico

Color

Formas

Texturas


Valor Cultural

Tecnológico

Histórico

Arqueológico

Inmaterial

Pueb. Orig.

Coordenadas: 26° 14' 46" S - 69° 37' 33" O

Altitud: 2245 m.s.n.m.

A 55 km. al noreste de Diego de Almagro y 105 km. de Chañaral por la ruta C-13 y desviando al norte por la ruta C-183 a una altura de 2.245 m.s.n.m. se encuentra “El Salvador”.

Es un sitio de gran valor como modelo urbano diseñado e inaugurado en 1959. Cuenta con el particular trazado que muchos atribuyen a la forma de un casco romano. “El diseño curvo fue realizado para evitar la monotonía desplegada en muchos campamentos organizados con una estricta retícula de damero. El Salvador es una “comunidad peatonal” en la cual los equipamientos como centro comercial, lugares de reunión, oficinas públicas e iglesia cerca de la plaza, se encuentran a una distancia fácil de caminar desde todas las viviendas” (Garcés 2003). En la actualidad, es posible apreciar un alto porcentaje de las edificaciones, las cuales mantienen sus estructuras, materialidades y colores en tonos pasteles.

En la ciudad, cercano a la explotación actual de Codelco, existen hallazgos arqueológicos referentes a asentamientos y explotación minera prehispánica, otorgando a los vestigios una data anterior a la ocupación inca en la zona. “En este sitio se han registrado ocupaciones desde aproximadamente el 500 AC, con grupos portadores de cerámica Los Morros y Loa Café Alisado, hasta testimonios históricos indígenas (Uribe et al. 2004) y subactuales (Castells et al. 2010a), descartando la exclusiva filiación inca del sitio definida originalmente por Iribarren (1972-1973). Esta mina lapidaria y centro artesanal se emplaza a 2.830 m.s.n.m. en el cerro Indio Muerto de El Salvador, manifestando una acentuada presencia de mineros-caravaneros atacameños, como también de expresiones culturales Ánimas. De igual modo concentra objetos, materias primas y productos transportados desde otros puntos del desierto, valles y costa (González y Westfall 2005, 2008; González et al. 2010; Westfall y González 2010). Estos antecedentes dejan entrever la existencia de rutas caravaneras preincaicas en el desierto meridional de Atacama, que el Inka con posterioridad unifica bajo sus lineamientos culturales, rituales, sociales y políticos.” (González et al. 2016)

A esto se suma que en las cercanías de El Salvador es posible apreciar de manera clara un tramo del trazado del Camino del Inka en la Provincia, el cual se presenta como una “angosta senda rectilínea con alineamiento unilateral de piedras (amojonado) (González 2017).